CONTENIDO INNOVADOR

En enero de 2015 la BBC lanzó Taster, una plataforma interactiva con el fin de mostrar contenido experimental y darle una oportunidad a las nuevas tecnologías, involucrando al público en una etapa muy temprana del proceso creativo.

Quienes lo han visitado saben que hay cosas extrañas e innovadoras, las cuales que puedes calificar y dar abiertamente tu opinión y por supuesto las puedes compartir por un espacio de 3 meses que es lo que duran exhibidas. Este espacio digital ha dado a la cadena inglesa la posibilidad de adelantarse a lo que quieren sus consumidores y saber hacia donde se están moviendo las tendencias sobre todo en los gustos tan cambiantes de los millennials y Generación Z. Su premisa principal es que “hoy en día las grandes ideas pueden venir de cualquier lado” y creo que ese es el paradigma al que se enfrenta la industria de contenidos en nuestros días. Crecimos pensando que las audiencias era receptores pasivos y muy pocos visualizaron que la tecnología iba a darle la oportunidad a toda una nueva generación de crear sus propios programas, tal vez no tan profesionales pero sí más entretenidos y apegados a su realidad.

El reto para innovar hoy en día sigue el siendo el mismo de siempre “conectar con la audiencia”, lo que sucede es que se ha vuelto complicado con tantos estímulos, tanta tecnología y sobre todo tantas opciones de entretenimiento. Muchos medios ha perdido la brújula y se les nota que se han quedado dos o tres pasos por detrás ya no solo de su competencia directa sino de las redes sociales que prácticamente hoy son quienes dictan el camino, ya que gozan de algo que Alessandro Baricco en su libro Ensayo sobre la Mutación menciona: todo hoy en día debe ser simple, inmediato y espectacular. Quienes han entendido esto son los que están marcando la pauta en cuanto a un tipo de contenido que no lo parece pero sí lo es: Snapchat, Instagram, Medium, Pokemon Go y varios más.

Para ponernos al día debemos hacer dos cosas: volvernos consumer centric y aplicar los grados de innovación: nuevo en la empresa, nuevo en el mercado local y nuevo en el mundo.

Nuevo en la empresa: esto es lo mínimo indispensable que debemos tener para ser competitivos y la pregunta es muy simple ¿Qué existe ya en el mercado que podamos adoptar a nuestro modelo? Es indispensable pensar en qué nos hemos quedado atrás y la competencia ya lo tiene, puede ser contenidos, plataformas, tecnología, formas de pago, procesos, etc.

Como habíamos mencionado ser “consumer centrics” es indispensable. Pongamos adelante de todo las necesidades del consumidor ¿Cuál de todas estás soluciones le aporta mas valor a su vida?

Nuevo en el mercado local: cada que salimos a congresos y ferias de nuestra industria podemos observar los últimos avances y fácilmente podemos comprar y adaptar. El inconveniente es que este tipo de innovación está al alcance de todos y muy pronto va a dejar de ser sorprendente. El factor wow desaparece rápidamente y la industria se llena de contenidos similares. Es importante por lo menos ser el primero en traerlo al mercado.

Nuevo en el mundo: Cuando hablamos de BBC Taster nos referíamos a experimentar con cosas nuevas que antes no existían. Es el grado de innovación más arriesgado ya que no está probado al 100% su éxito, pero es lo único que nos pondrá a la vanguardia. No todas las empresas están dispuestas a intentarlo, para identificar estas oportunidades se necesita implementar un laboratorio, célula o departamento de innovación que innovación donde la audiencia es el centro pero todo lo que lo rodea son experimentación. No es otra cosa que el método científico llevado a los contenidos.

Hay que recordar que sin importa la industria un innovador siempre tiene razón antes de tiempo.

Andrés Cedillo

Director General de Cultus Innovación.

Publicado originalmente en revista NEO